Traductor del Blog

26 de marzo de 2008

El boom es para algunos


Pergamino es una de las ciudades más beneficiadas por el boom sojero, de la mano de las cotizaciones internacionales record y un tipo de cambio favorable para todas las actividades dedicadas a la exportación. En medio del conflicto por las retenciones móviles y el lockout de las entidades agropecuarias, la ciudad que vio nacer al ex presidente Arturo Illia gana con las exportaciones de soja –y algo de maíz– 221 millones de dólares por año, más de 10 presupuestos anuales del municipio de Pergamino. De los 110.000 habitantes de la ciudad, sólo el 7,9 por ciento trabaja directamente vinculado a la agricultura, según la Encuesta de Hogares y Empleo del Ministerio de Economía de la provincia de Buenos Aires (agosto 2007). Los especialistas consultados por Página/12 coinciden en que la riqueza que genera el campo de Pergamino es para unos pocos. Muchos pequeños productores se ven obligados a arrendar sus tierras a los grandes pools sojeros para luego refugiarse en la ciudad.


En 2001, Pergamino tenía menos de 100.000 habitantes, de los cuales 33.000 estaban desocupados. Seis años después, sólo 5200 personas seguían sin trabajo. Si bien la baja de la tasa de de-socupación es un proceso que se dio en todo el país, en Pergamino se explica excluyentemente por el auge de las exportaciones de la soja. De las 300.000 hectáreas de campo que hay en el partido, 200.000 están dedicadas a la agricultura. Esas hectáreas valen cada vez más. Por ejemplo, hace poco más de un año una hectárea semiurbana y destinada a la construcción se conseguía a 20.000 dólares. Hoy, una hectárea de uso exclusivo para el cultivo ya cuesta 15.000.


Este boom de valores es para pocos. “Con el desarrollo de la soja se produjo una gran concentración de la producción, donde el 60 por ciento de lo que se cosecha está en pocas manos”, graficó a Página/12 Horacio Giberti, especialista en política agropecuaria.


Lisandro Mogliati, asesor de la Comisión de producción y Comercio de la Legislatura de la provincia de Buenos Aires, aseguró a Página/12 que el agro sólo llega al 35 por ciento de la población de Pergamino, ya sea en forma directa o porque sus negocios crecen gracias a esta actividad. “El resto es asalariado y ahí es donde se da la mayor brecha, ya que los sectores mejor ubicados económicamente están sólo en el campo”, aseguró Mogliati. En la ciudad existen aproximadamente 1400 empleados municipales –sin contar maestros, médicos y policías– cuyos sueldos van de los 800 a los 1500 pesos. El total de asalariados llega al 71 por ciento de la población económicamente activa. Por fuera del agro, la ciudad es fuerte en el sector textil, donde trabajan 7000 personas.


Las ganancias surgidas de la agricultura tienen tres destinos principales: primero se compra maquinaria para seguir trabajando la tierra, luego se invierte en una camioneta 4x4 y por último se coloca la plata en un inmueble. “La inyección de liquidez en la ciudad encuentra su propio techo en el mero consumismo. Para más de la mitad de la población que no está vinculada a la soja, el sueño de la casa propia es casi imposible. A esto hay que sumarle que todo lo que se cultiva se exporta, por lo tanto no hay un derrame de inversiones hacia el desarrollo industrial”, indicó a este diario Mogliati.


Es llamativa la cantidad de camionetas todoterreno y cero kilómetros que abundan en Pergamino. La venta de autos nuevos alcanzó el año pasado una cifra record de casi 1800 vehículos, mientras que para este año anticipan una cifra mayor. En la ciudad están radicadas las principales marcas que poseen representación exclusiva en la zona.


La construcción de edificios en altura comenzó en la ciudad en la década de 1970. A fines de 2006, ya existían cuatro barrios cerrados y ocho proyectos para realizar torres. Hoy, los emprendimientos son 14. Un dos ambientes de 45 metros cuadrados llegó a costar en una zona no céntrica, aproximadamente 75.000 dólares, es decir 1700 por metro cuadrado. Antes del boom sojero e inmobiliario, ese mismo departamento podía costar 25.000 dólares. El porcentaje de hogares según el régimen de tenencia, relevado por la provincia de Buenos Aires, indica que el 12,5 por ciento de la población es inquilina; a los que se les suman los “ocupantes gratuitos” que llegan al 7,6 por ciento. Mientras que los propietarios de la vivienda y el terreno llegan a 75,2 por ciento.


Para Walter Pengue, investigador de la UBA, muchos chacareros dejaron sus tierras para arrendarlas y refugiarse en la ciudad, algo que ocurre en diferentes partes del país. El Censo Nacional Agropecuario 2002 arrojó que la cantidad de hectáreas explotadas por sus propietarios disminuyó en 8,4 millones en relación con 1998, mientras que el número de empresas agropecuarias productivas cayó un 21 por ciento. Las explotaciones más pequeñas –500 hectáreas de promedio– resultaron las más afectadas por la desaparición de establecimientos agropecuarios. “Como en otros lugares del país, las diferencias entre la ciudad y el campo existen, no es solamente un tema cultural sino de ingresos. De las pocas chacras de menos de 150 hectáreas que quedan en Pergamino, muchas veces ocurre que el chacarero no vive en el campo y sí en la ciudad. Hay una gran riqueza mal distribuida”, explicó Giberti.


Los que vendieron parte de sus campos o los arriendan a los pools sojeros migraron a la ciudad e invirtieron en hoteles, comercios, telecentros, entre otras actividades. Los datos del Censo Nacional Económico 2004-2005 del Indec muestran que existen en la ciudad de Pergamino 1861 comercios y 314 locales de servicios para 100.000 habitantes. Son pueblos de servicios agropecuarios. “Los pools sojeros imponen a los pequeños chacareros alquilar sus tierras y migrar a la ciudad. No trabajan con capital fijo, compran sus insumos en mayoristas de Buenos Aires y no en las localidades del interior. Es un modelo de grandes productores, sin agricultores. Esto pasa en Pergamino y en todo el país”, concluyó Giberti.
//

22 de marzo de 2008

Analisis de la Ley de Biocombustibles Prov. BsAs


La ley de Promoción de Biocombustibles de la Provincia de Buenos Aires, nace a la luz del proyecto nacional de promoción, por iniciativa de la Diputada Provincial Adriana Cudós, quien presentó inicialmente, en junio de 2.006 un primer proyecto de ley, cuyo objetivo primordial era la adhesión a la ley nacional, que iba creciendo en contenido y avanzando en el entramado legislativo, y con el claro objetivo de evitar una postergación de la provincia de Buenos Aires, como eje de las inversiones en biocombustibles, siendo esta provincia, la principal productora nacional de comodities agropecuarios, de donde mayoritariamente se obtienen, finalmente, los biocombustibles. Evidenciando una oportunidad estratégica para la industria bonaerense y su definitivo encadenamiento productivo con el agro.
Esta ley de la legisladora Cudós, que en su proyecto final revisado y mejorado, incorpora otras iniciativas posteriores de autoría de los legisladores Luis Bruni y Nidia Burstein, comienza en su articulado con la adhesión a la Ley Nacional 26.093 de Biocombustibles, con el objeto de promover la investigación, desarrollo, generación, producción y el uso de los biocombustibles en territorio bonaerense. Prosigue más adelante definiendo a los beneficiarios de los alcances de esta ley, contando a las personas físicas y/o jurídicas constituidas en la República Argentina, con plantas radicadas en el territorio de la provincia de Buenos Aires que se encuentren habilitadas y registradas para la producción de biocombustibles en el marco instituido por la Ley Nacional 26.093.
Dentro de sus innovaciones, incorpora proyectos destinados al autoconsumo de bicombustibles, estableciendo que, las personas físicas y/o jurídicas que cumplan con las condiciones estipuladas, estarán exentas del pago de los impuestos a los Ingresos Brutos e Inmobiliario por 15 años correspondientes al proyecto promovido.
En el caso de tratarse de proyectos dirigidos a la venta al mercado interno o para exportación, estarán exentos del pago de los impuestos a los Ingresos Brutos e Inmobiliario Provincial, por 10 años, correspondientes al proyecto promovido; y adicionalmente, en todos aquellos actos jurídicos relacionados con la producción de biocombustibles, como así también aquellos involucrados en la construcción de la planta, estarán exentos del Impuesto de Sellos.
A estos beneficios debe agregarse que las exenciones establecidas gozarán de estabilidad fiscal[1] por el término de 15 o 10 años, según corresponda cada caso, contados a partir de la entrada en vigencia de la ley; además está prevista la posibilidad de facultar al Poder Ejecutivo, a prorrogar los beneficios establecidos por ley, en caso de que el Gobierno Nacional concrete la prórroga prevista en la Ley 26093.
Asimismo, todas las exenciones especificadas por la presente Ley, dependen siempre de la permanencia de la persona física y/o jurídica que se dedique a la producción, mezcla, almacenaje y comercialización de Biocombustibles en el Registro creado a tal efecto por el Poder Ejecutivo Nacional y que cuente con la habilitación correspondiente. La pérdida de esta condición llevará a la suspensión automática de las exenciones mencionadas.
Entre otras de las innovaciones que incorpora la legislación provincial, recientemente sancionada, es la promoción de cultivos destinados a la producción de biocombustibles que favorezcan la diversificación productiva del sector agropecuario; previendo la elaboración de programas específicos y la previsión de los recursos presupuestarios necesarios para su implantación en diferentes regiones de la provincia de Buenos Aires
En cuanto al apoyo económico que la ley prevé para fomentar activamente el desarrollo de este nuevo sector de la producción industrial, transformador de los comodities agropecuarios, se crea el Fondo para la Promoción y Fomento de los Biocombustibles (FONBIO), que será integrado por recursos que anualmente se asignen por la ley de presupuesto provincial; los reintegros de los créditos imputables a este Fondo, así como los intereses que devenguen los mismos; los ingresos que provengan de legados o donaciones aceptados y los fondos y recursos que provengan de organismos internacionales u organizaciones no gubernamentales.
En el apartado inherente a las funciones de la Autoridad de Aplicación[2], se destaca la apertura a la celebración de convenios con la Nación, a fin de poder acceder en tiempo real, a la información sobre habilitación de plantas y al Registro Público de Plantas de Biocombustibles; la promoción de la producción y el uso sustentable de los biocombustibles en el ámbito provincial; la potestad de realizar auditorias específicas a los beneficiarios de este régimen, a fin de controlar su estabilidad en las condiciones iniciales por las cuales fueron incorporados a este régimen. También será encargado de aplicar las sanciones que correspondan, de acuerdo a lo establecido en la ley.
Asimismo, se expresa enfáticamente la posibilidad de suscribir convenios de cooperación con diferentes organismos públicos, privados, mixtos y organizaciones no gubernamentales, y especialmente con el ámbito académico y universitario.
Por último, la Autoridad de Apliación será la responsable de administrar el Fondo para la Promoción y Fomento de los Biocombustibles (FONBIO) y definir el criterio de distribución de sus recursos, siempre que estos sean destinados a promover (mediante subsidios) la investigación, desarrollo y asistencia técnica, u otorgar créditos o subsidio de tasas de interés de líneas de crédito específicas implementadas por entidades bancarias, para este tipo de proyectos destinados a la generación y/o producción de biocombustibles en el territorio de la provincia de Buenos Aires.
Otro punto a destacar y que hace a la promoción en el consumo de biocombustibles, es que la ley prevé que el Estado Provincial, ya sea a través de la administración central o de organismos descentralizados o autárquicos, podrá implementar programas de utilización de biocombustibles en sus vehículos dentro de su órbita de incumbencia, en los porcentajes que se determinen oportunamente.
A los efectos de hacer extensiva la aplicación de la ley y buscando el compromiso del interior de la provincia de Buenos Aires (especialmente las zonas productoras de productos primarios susceptibles de ser transformados en biocombustibles), se invita a los municipios a adherir al régimen de promoción, y otorgar beneficios en las tasas municipales, a las inversiones vinculadas al desarrollo y sustentabilidad del sector.
Con respecto a las infracciones a la ley y a las reglamentaciones que en consecuencia se dicten, la sanción será, acumulativamente, la caducidad total o parcial del beneficio otorgado, y, seguidamente, podrá exigirse la restitución de los impuestos provinciales no abonados en función de la presente ley.
De los Fundamentos:
La Diputada Adriana Cudós, esgrimió una vasta fundamentación a la hora de defender en el Recinto de la Honorable Cámara de Diputados su proyecto de ley, y entre sus consideraciones, destacamos las siguientes: “En la Argentina, ya nadie discute la necesidad de que quienes tenemos responsabilidades públicas, nos ocupemos de trabajar y legislar en pos del desarrollo económico, y lo hagamos desde una nueva visión conceptual, y de las implicancias y el significado del “desarrollo” que debe procurar promover la producción regional, pero con una mirada puesta, no sólo en los índices de productividad, sino en alternativas que mediante el uso de nuevas tecnologías, puedan propender al valor agregado de nuestra producción primaria de “comoditis”, y a la vez coadyuve a sostener una lógica de “sustentabilidad ambiental”, que nos permita vivir y producir en armonía con la naturaleza y sus dotaciones de recursos.

Sosteniendo estos fuertes argumentos, y ante un panorama mundial que avizora en el mediano plazo, una drástica reducción de los “stocks” de los insumos principales para el desarrollo energético internacional (particularmente el gas y el petróleo) y sumado a la necesidad creciente de promover en todo el mundo energías “limpias” provenientes de recursos naturales renovables, en nuestro país se sancionó y promulgó la ley 26.093 del Régimen de Regulación y Promoción para la Producción y Uso Sustentable de Biocombustibles”. Más adelante, continúa mencionando lo siguiente: “Esta ley de la Nación, que desde la legislatura bonaerense acompañamos y hacemos a la vez nuestro aporte, prevé que a partir del año 2.009, todo combustible caracterizado como gasoil o nafta, deberá ser mezclado con un 5 por ciento de biodiesel o bioetanol, respectivamente, con lo cual, esta ley permitirá, junto con la aparición y el desarrollo de otras energías alternativas y ambientalmente sustentables, como el biogas (cuya promoción establecemos también a partir de la sanción de este proyecto de ley), la energía eólica, solar, el carbón, etc., abrir y ampliar la matriz energética, creando un nuevo efecto dinamizador de las economías, en las diferentes regiones con su diverso grado de potencial, para incorporarse o incrementar la producción agrícola a partir de los “cultivos energéticos”.

Con respecto a la vinculación de la producción primaria provincial para con el suministro de insumos para el desarrollo de este sector, destacaba lo siguiente: “Debemos resaltar que la demanda mundial de biocombustibles, muestra un notable incremento que tenderá a consolidarse en los próximos años, y la provincia de Buenos Aires mediante la sanción de esta ley y la actitud proactiva de su cartera de la Producción, de salir a respaldar fuertemente la gestión legislativa en favor del desarrollo productivo, permite establecer un vector estratégico y clave para el desarrollo económico, basado en las ventajosas condiciones que presenta la provincia para llevar a cabo esta actividad, y en tal sentido, la extensión de su territorio, las condiciones naturales y la capacidad de manejo de los cultivos, posicionan a la provincia de Buenos Aires como un actor de relevancia a nivel nacional, que ostenta el 58% de la producción de girasol, el 29% de maíz y el 26% de la soja”, señalaba la legisladora Adriana Cudós, oriunda de Pergamino.

Por otra parte y definiendo en parte a los biocombustibles, señalaba a posteriori: “Cuando se habla de combustible, se hace referencia comúnmente a cualquier sustancia que en contacto con el oxígeno del aire y a partir de una determinada temperatura, arde y produce energía, en este sentido y con estas características, pueden establecerse dos tipos de combustible, según su naturaleza: los combustibles fósiles (conformados principalmente por el petróleo o gas natural y sus derivados); y los biocombustibles, que proceden a partir de la biomasa; el uso de la biomasa con fines energéticos, implica una adecuación de la materia prima para su empleo como combustible en los sistemas convencionales. Según la naturaleza de la biomasa y el tipo de combustible deseado, se pueden utilizar procesos mecánicos (astillado, trituración, compactación), termoquímicos (combustión, pirolisis y gasificación), biotecnológicos (micro bacterianos o enzimáticos) y extractivos, para obtener combustibles sólidos, líquidos o gaseosos.

Las principales formas de utilización de los biocombustibles, son la combustión para producir calor aplicable a la carburación en motores, calefacción urbana, procesos industriales o a la generación de electricidad, tanto de explosión como de combustión interna. También se están desarrollando en la actualidad biocombustibles gaseosos para su uso en turbinas de gas para producir electricidad.

Sobre la situación energética a nivel mundial, la legisladora hizo referencia diciendo que: “La sustitución de los combustibles, denominados fósiles o tradicionales, derivados del petróleo, por otros, de origen vegetal, cobra actualmente una gran importancia, por varias razones fundamentales, principalmente por provenir de una fuente renovable, ser un instrumento de lucha contra el deterioro medioambiental, y además un factor de desarrollo de la agricultura e industrias derivadas, y otros beneficios adicionales. Dentro de los combustibles biológicos que hacemos especial hincapié en esta legislación, aparecen como íconos del desarrollo, el biodiesel y el bioetanol, el primero de estos, es producido a partir de materias primas como los aceites vegetales, que se puede usar en motores diesel, este combustible tiene una connotación muy particular con su grado de oxigenación, lo cual le otorga al motor una combustión mucho más limpia.

El biodiesel se encuentra registrado como combustible y como aditivo para combustibles en la Agencia de Protección del Medio Ambiente en los Estados Unidos y además es altamente utilizado en Europa, donde el aporte de las energías renovables al consumo de energía primaria, es aproximadamente de un 6 %, y en algunos países europeos como Suecia asciende al 25 %, mientras que en Austria y Finlandia está cercano al 23 %, en tal sentido como dato a tener en cuenta en este análisis destacamos que, un sector tan importante y dinamizador económico – social como el transporte, depende en un 98 % de los derivados del petróleo, un recurso que en aproximadamente 50 años tenderá a agotarse.

El biodiesel, puede ser el producto final de una basta gama de productos primarios o semi primarios, tales como soja, colza, girasol, maní y grasas animales. Lo que hace pensar que la investigación y el desarrollo que esta legislación prevé para este nuevo producto, hará que esta tecnología sea perfectamente compatible e impulse paralelamente la producción mundial de alimentos, y fortalezca la lucha mundial contra el Cambio Climático, propuesta en el marco del Protocolo de Kyoto suscrito oportunamente por la República Argentina.

El bioetanol se produce también, a partir de la fermentación de productos renovables como el maíz, la caña de azúcar, la remolacha, etc.; el proceso químico de producción de bioetanol, se basa como señalamos precedentemente en una fermentación, que es un cambio químico en las sustancias de naturaleza orgánica llevado a cabo por la acción de enzimas. Lo que ocurre en este tipo de fermentación, es que las sustancias orgánicas complejas se transforman en otras más simples y dan lugar a un biocombustible alcohólico.

En nuestro país, actualmente no existen estadísticas oficiales respecto de la producción nacional de biocombustibles, y de hecho aún no es relevante, y se han generado algunos proyectos a un nivel cuasi artesanal.

Desde el año 2000 hasta la fecha, han surgido varios anteproyectos de plantas productoras de biocombustibles, que nunca entraron en producción en serie, pero a partir de la sanción de esta ley que promueve su producción y utilización, se considera oportuno pensar en una proyección de su producción, que hace pensar en un desarrollo exponencial de esta nueva agro-industria, y los especialistas en la materia, opinan que el segmento exportador superará los 2 millones de toneladas de biodiesel para el año 2010, una cuestión que exime de comentarios adicionales, en cuanto al apoyo que requiere este proyecto.

La incidencia de los biocombustibles en la economía agrícola, debe correlacionarse con la globalización. La posibilidad de agregar un nuevo uso, mas allá del tradicional alimentario, coadyuva a la expansión de las fronteras de producción y representan un incentivo para el desarrollo de nuevas tecnologías, favoreciendo el incremento de la productividad y consecuentemente de la oferta de alimentos.

También se refirió, como antecedente legislativo directo, vinculado a esta cuestión, a un proyecto presentado en el año 2.004, aprobado a posteriori por la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, cuyo autor fuera el ex – Diputado Alcides Sequeiro, en virtud del cual y en forma unánime, la Cámara Baja se expidiera favorablemente en torno al PROYECTO DE DECLARACION D- 2543/04-05, CUYA CARATULA TITULABA LO SIGUIENTE: “DECLARAR DE INTERES PROVINCIAL LA PROMOCION, INVESTIGACION, DESARROLLO, PRODUCCION Y EL USO DE BIOCOMBUSTIBLES O BIOCARBURANTES”, aprobado sobre tablas en la sesión ordinaria del 20 de Abril de 2.005.


Para finalizar, la diputada reconoció y ratificó que los gobiernos enfrentan el gran desafío de crear políticas y leyes, que aprovechen los beneficios ambientales de los cultivos con potencialidad energética y que además minimizan los impactos negativos. El argumento del mayor costo de los biocombustibles, se deprecia frente a nuevas tecnologías de producción y ante la necesidad de adaptarse a las pautas del Protocolo de Kyoto, de lucha contra el impacto ambiental y la posibilidad "real" de entrar en proyectos calificados por el Mecanismo de Desarrollo Limpio.

Resumen General y Cuestiones relevantes de la legislación bonaerense

El proyecto de ley que sancionó la legislatura bonaerense, cuya autora es la Diputada Adriana Cudós, oriunda de Pergamino, establece la adhesión al régimen nacional de Promoción de los biocombustibles, sin inmiscuirse en cuestiones que puedan colisionar con facultades reservadas a la Autoridad de Aplicación de la Ley Nacional N° 26.093 de Promoción de los Biocombustibles; tales como:

Controlar la producción de biocombustibles.
Coordinar con las autoridades nacionales el cumplimiento de las normas de calidad, la auditoria e inspección de las plantas habilitadas y la organización del registro de plantas habilitadas.

Temas estos que le corresponden abordar al Poder Ejecutivo Nacional.

Asimismo, el proyecto recientemente sancionado en la legislatura bonaerense, establece un régimen que no signifique una mera carga administrativa y de controles que duplique los esfuerzos realizados en tal sentido por el gobierno nacional o por áreas del gobierno provincial.

Discrimina entre los tipos de proyectos a fin de promover con mayor énfasis:

Emprendimientos destinados al autoconsumo que al mismo tiempo resuelvan problemas de gestión ambiental (por ejemplo las plantas de biogás en criaderos de aves de corral y porcinos).
Proyectos asociativos en los cuales la escala alcanzada (aprox. 30 mil toneladas) les permita acceder al mercado de corte.
Los restantes proyectos que se puedan generar en el territorio provincial también son promovidos pero en un menor horizonte temporal.

Además incorpora un mayor número de herramientas de fomento y promoción, tales como:

Tratamiento tributario promocional (exenciones sobre los tributos provinciales) con carácter estable (10 y 15 años respectivamente de acuerdo al tipo de proyecto de que se trate). Lo que se conoce comúnmente por ESTABILIDAD FISCAL.-

Fondo de Promoción y Fomento por el cual se subsidiará la investigación y asistencia técnica y se otorgarán créditos o subsidiará la tasa de interés de líneas de créditos a proyectos destinados a producir biocombustibles por parte de Pymes.

Mecanismos de acceso y control
El acceso a los beneficios de la ley provincial se establecen en tanto y en cuanto las plantas productoras cuenten con la habilitación correspondiente y la inscripción en el registro nacional.

El espíritu comprendido en esta medida, es el de no duplicar los controles como así también no crear una carga financiera que desaliente el ingreso de las Pymes.



[1] Por estabilidad fiscal se entiende, el principio por el cual la carga tributaria provincial total no podrá verse incrementada por el período estipulado desde el momento de la incorporación de la empresa al presente marco normativo general
[2] Suponemos que esta competencia recaerá en el Ministerio de Producción o el organismo que decida crearse para el planeamiento del desarrollo productivo provincial.-

20 de marzo de 2008

El Plan Colombia y el futuro de América Latina



Tras los tristes episodios de muertes, secuestros e inestabilidad política en América Latina en los últimos meses, que tuvo su epicentro en la región Andina, particularmente en el triángulo que conforman Colombia, Ecuador y Venezuela, la región parece haber ido encontrando en los diferentes foros hemisféricos y en las cruzadas relaciones bilaterales, un poco de paz, en verdad una tregua a un problema de larga data y de compleja resolución, vinculado a la existencia de fuerzas insurrectas en territorio colombiano, con ramificaciones en algunos de los países limítrofes de la región.

Estos episodios, han cobrado notoriedad pública, a partir de la celebridad de algunos de los secuestrados por las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y la repercusión internacional de los secuestros, la liberación de alguno de ellos, la fuerte presencia del presidente de Venezuela Hugo Chávez y por último, el ataque armado del ejército colombiano a un campamento de las FARC, en territorio ecuatoriano, quebrantando el principio de no intromisión, que rige las relaciones internacionales de los países latinoamericanos.

Este principio que ha roto Colombia por orden expresa de su presidente Álvaro Uribe, no es una excepción a la regla con que se ha venido manejando la situación de la guerrilla colombiana y sus derivaciones, hay un verdadero leit motiv del proceder militar colombiano, y radica en las elucubraciones del “Plan Colombia”, un programa de combate a la guerrilla, diseñado y financiado por Estados Unidos, cuyo objetivo (tácito) era controlar a la guerrilla, cortar sus vínculos (supuestos) con el narcotráfico, erradicando (supuestamente) de raíz el problema de las drogas, uno de los grandes flagelos de la sociedad norteamericana.

Por ello, la idea del Plan Colombia y de otros programas de este tipo, es abordar el problema del narcotráfico en los países “productores”, atacando y destruyendo, principalmente, los campos de cultivo de coca.

Evidentemente, con esta acción, Estados Unidos no hace más que alterar el equilibrio de poder en América Latina, llevando a cabo una verdadera intromisión en la agenda de seguridad regional, y alimentando los conflictos regionales, en lugar de buscar atenuarlos o proponer salidas consensuadas desde los propios países latinoamericanos.

Estados Unidos también ha utilizado sistemáticamente a la OEA (Organización de Estados Americanos) para legitimar sus políticas unilaterales y herir la susceptibilidad latinoamericana, privilegiando sus intereses, muchas veces espurios, buscando aliados regionales que rompan el equilibrio de poder y la cohesión entre nuestros países, de ahí que otros foros “no oficiales” (de acuerdo a los conceptos de la diplomacia de Estados Unidos) como al Grupo Río se hayan convertido en verdaderos ámbitos de discusión y resolución de problemas, sin la participación activa de Estados Unidos, como eje catalizador de voluntades de muchos de los países “socios” del hegemónico en caída.



Es por eso que, sin desconocer y tomar los recaudos necesarios e iniciar las acciones pertinentes para lograr una armonía en las relaciones de América Latina y luchar contra los graves problemas que la aquejan, es dable mensurar cuanto influyen las potencias externas (en este caso la injerencia directa de Estados Unidos) en los temas de agenda regional, si en verdad este tipo de programas (como el Plan Colombia) ayudan o perjudican en la resolución de los conflictos, y estar alertas también en nuestro propio Mercosur, donde ahora, los mismos mentores del Plan Colombia, miran ahora hacia el sur y hace algunos años ya, los Ministros del Mercosur realizaron un encuentro denominado 3+1 con la presencia de funcionarios de Asuntos de Contraterrorismo y de la Secretaría para la Seguridad Diplomática de Estados Unidos, firmando un documento en donde los funcionarios estadounidenses constataron in situ, de que en esta parte de la frontera no se encontraban células activas ni adormecidas de terrorismo internacional, de acuerdo a lo que se sospechaba a partir de los informes de la CIA (que llegaron a hablar de vinculaciones directas con el propio Bin Laden).-

17 de marzo de 2008

MOVIMIENTO OCTUBRES EN PERGAMINO


LOCALES


Visita de la mesa ejecutiva de la organización Octubres
Con la presencia y el acompañamiento de los ediles del Frente para la Victoria Susana Succini y Maximiliano Brajer, la diputada provincial Adriana Cudós y el asesor de la legisladora, Lisandro Mogliati, este movimiento político desembarcó en Pergamino.
Gastón Harispe, Daniel Bruno y Norberto López, con Adriana Cudós y Susana Succini.


DE LA REDACCION. La mesa ejecutiva del Movimiento Octubres integrada por Gastón Harispe, Daniel Bruno y Norberto López, estuvo en Pergamino acompañando a sus referentes locales junto a representantes del Frente para la Victoria, la ONG Camino Libre, dirigentes de organizaciones sociales, cooperativas y referentes provinciales de Octubres de Salto, Pilar, Capital Federal, Avellaneda y La Plata. También se encontraban los concejales del FpV Susana Succini y Maximiliano Brajer, la diputada provincial Adriana Cudós y el asesor de la legisladora, Lisandro Mogliati.Las principales actividades desarrolladas fueron la presentación de la Mesa Nacional del movimiento, una reunión con los vecinos de los distintos barrios organizados que componen Octubres y la presentación de la juventud de los barrios que desarrolla actividades culturales, entre otras. En el local del Frente para la Victoria se ofreció una charla, en la que alrededor de 150 adherentes compartieron una charla enfocada en la generación de empleo mediante emprendimientos productivos. Fueron recibidos por la murga «Los Arlequines», del barrio Kennedy, producto del esfuerzo de los jóvenes del movimiento.Gastón Harispe, secretario general del movimiento Octubres y asesor del vice ministro de Desarrollo Social de la Nación, Carlos Castagneto, destacó la importancia de nuestra ciudad, en el desarrollo productivo provincial y nacional señalando que “es un tiempo especial para Pergamino que es muy pujante por sus características geográficas y productivas y que viene de atravesar una profunda crisis; tendríamos que preguntarnos alguna vez por qué habiendo un auge productivo tan importante donde algunos sectores acumulan tanta riqueza, se haya hecho tanto esfuerzo para inventar una sociedad tan desigual, como la de Argentina, donde aún quedan bolsones de pobreza que debemos resolver y digo esto porque somos un movimiento social y político, somos y nos sentimos parte de este gobierno y tenemos una responsabilidad como argentinos de resolver esto”.En cuanto al desarrollo y crecimiento de Octubres sostuvo: “Hoy estamos entusiasmados todos los compañeros porque empezamos a construir una herramienta política que creemos necesaria para esta etapa. Vamos a construir con miles de argentinos y decenas de agrupaciones, un partido político del proyecto nacional, inclusivo de distintas identidades políticas. “Se plantea la pelea por el PJ -y nos sorprendió gratamente que el ex presidente Kirchner convoque a recuperar el Partido- porque viene de un proceso de recuperar el Estado y la Nación. También creemos que hay que armar herramientas nuevas para contener y fortalecer la nueva militancia, con nuevos dirigentes y nuevos compañeros que se incorporen para fortalecer el Proyecto Nacional y en eso estamos. “Entendemos que hay que recuperar el PJ, vamos a aportar y colaborar con quienes se sumen y celebramos que crezcan en la estructura del PJ compañeros como Carlos Castagneto que asumirá funciones, como Juan Cabandié que tendrá el rol de armar la juventud o Edgardo Depetri como una posibilidad de carta nueva en el Partido”.Finalmente destacó que es necesario distribuir la riqueza y renovar la política señalando que “éstas son definiciones y banderas con las que nosotros salimos a construir y hoy lo estamos haciendo, con la militancia comprometida. Es nuestro deber y responsabilidad construir poder popular. Depende de nosotros la relación de fuerzas que sepamos construir para cambiar el país y recuperar nuestra tan merecida justicia social”.
La Opinion de Pergamino

Lisandro Mogliati analiza la política municipal de Producción


LOCALES


Lisandro Mogliati analizó la política municipal de Producción
Como ex director de Promoción Industrial y actual asesor de la Cámara de Diputados bonaerense, el dirigente local brindó su opinión acerca de diferentes aristas que competen al área productiva. Valoró la llegada de Daniel Freggiaro, opinó sobre cómo se debe encarar la radicación de industrias y dijo que hay que apuntar al biodiesel.


DE LA REDACCION. Lisandro Mogliati, ex Director de Promoción Industrial y Turismo y actual asesor de la Comisión de Industria de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires, analizó y brindó su opinión acerca de la política municipal de desarrollo productivo e industrial.- ¿Cómo evalúa la nueva gestión municipal de la Secretaría de Producción? - A priori debo decir, como lo vengo señalando, que es oportuna la designación de Daniel Freggiaro al frente del área de la Producción. Entiendo que es un profesional con trayectoria y conocimiento técnico de las temáticas del área y si lo aplica debidamente, es acompañado por su equipo de colaboradores, y lo más importante, si cuenta con el apoyo político y presupuestario necesario para llevar adelante las transformaciones que plantea, seguramente tendrá éxito, y es lo que en realidad le deseo por el bien de la ciudad y por la expectativa que uno tiene acerca de la política productiva local y la necesidad de transformar el crecimiento económico en desarrollo sustentable, que no sea restrictivo a determinados sectores de la población, sino que todos vayan incorporándose al sistema productivo y laboral, principalmente con equidad.- Se sigue haciendo mucho hincapié en trabajar por el fortalecimiento y ampliación del Parque Industrial. ¿Cómo ve esta iniciativa para favorecer el desarrollo industrial de la ciudad?- En este sentido tengo algunas diferencias de fondo; en mi experiencia como director de Promoción Industrial municipal y la adquirida a posteriori, y mi trabajo actual como asesor de la Comisión de Industria en Diputados, creo que los esfuerzos presupuestarios municipales, bien escasos por cierto, para promover el desarrollo industrial de la ciudad e incluso en los pueblos de campaña, deben concentrarse en la estructuración de zonas industriales, y con inversiones no muy importantes en infraestructura de servicios básicos, obras menores y logística, se puede planificar el crecimiento industrial de la ciudad y los pueblos. Hay además una nueva ley provincial que reemplaza la anterior legislación, que promueve este tipo de agrupamientos industriales en los distritos, lo que deja muy en claro que es inviable que el Gobierno provincial pueda hacerse cargo de la ampliación de los 24 parques industriales que existen hoy en su jurisdicción, a partir de la adquisición de nuevos predios. Esa manifestación que hacen las autoridades municipales al respecto, es a mi juicio poco factible, sus gestiones deben direccionarse en el sentido de la planificación urbana de modo tal de identificar las zonas industriales y restringir el dominio a viviendas particulares, a los efectos de evitar la colisión de los intereses domésticos con los de la industria. Esto no sólo ayudará a crear un ámbito propicio para las inversiones industriales, sino que evitaría otros problemas a futuro, como algunos que en estos días han tomado estado público, concretamente el caso de una empresa muy importante como Inpla.Por otra parte, si la idea que sigue en pie en torno a la ampliación del Parque Industrial es la misma que hace casi 10 años, un loteo de unas 50 hectáreas contiguas a la delimitación actual del predio, el precio de la tierra hoy, hace inviable para cualquier organismo público adquirir un predio de esas características, más complejo aún en Pergamino, pleno corazón de la Pampa Húmeda, con el boom sojero y el alto valor del campo, no hace falta agregar mucho más a este comentario.Creo que respecto del Parque Industrial, es atinada la idea de revisar el otorgamiento de lotes, la consecución de los proyectos oportunamente declarados por las empresas y su cumplimiento en tiempo y forma, y a partir de allí analizar dar lugar o no, de acuerdo con la conveniencia estratégica, a las solicitudes pendientes, en virtud de lo cual, según declaran los funcionarios de Producción, son treinta las empresas demandantes de lotes, aunque dudo de la vigencia de las solicitudes, porque los tiempos empresariales en materia de inversiones, salvo excepciones, no pueden esperar indefinidamente.- En la reunión que realizara el secretario de Producción con autoridades de la Cámara de Comercio también se planteó la necesidad de conformar una Agencia de Desarrollo. ¿Cómo analiza esta propuesta?- En este sentido creo que la iniciativa es muy importante, pero dependerá de los compromisos que se asuman tanto desde el Municipio, como de las entidades intermedias y el sector empresario local. Si alguna de estas patas no participa activamente en esta idea de plasmar, a través de una Agencia de Desarrollo, un proyecto productivo sustentable para la ciudad y el Partido, que tenga una verdadera visión prospectiva, será sólo un “sello de goma” más que no servirá a los intereses estratégicos de la ciudad. Un proyecto de este tipo exige para su éxito de una gran apertura de las autoridades municipales a la participación empresarial, institucional, gremial y educativa sin precedentes, y del mismo modo, exige a las entidades y a las empresas una participación comprometida y desinteresada, en la que debe primar la visión del desarrollo de la ciudad, por sobre los intereses particulares, algo a lo cual los argentinos en general y los pergaminenses en particular, envueltos en las consignas individualistas, tendemos a dejar de lado el interés común. Siendo optimista, y pensando que estas cuestiones pueden ir limándose, y que avance el criterio de construcción colectiva, creo que algunas cuestiones estratégicas para abordarse desde la Agencia de Desarrollo, deberían pasar por las necesidades de formación técnica y académica para la estrategia de desarrollo productivo, generando un nexo indisociable entre la Agencia y las universidades, institutos terciarios y escuelas técnicas, para promover cursos y carreras acordes a los lineamientos estratégicos.Es bueno plantear el fomento de la cultura del trabajo, como se viene diciendo, pero a su vez debe tenerse en cuenta la opinión del trabajador, la dignidad que este encuentra o no en cada uno de los empleos y las condiciones laborales. No puede hacerse un análisis sin tener en cuenta a todas las partes que hacen a la cuestión, la inclusión de los gremios no puede ni debe obviarse.Otro tema que he visto se ha planteado, es el desarrollo de una marca local para los productos, esto es mucho más complejo, cuando estuve en el cargo en el municipio, desarrollamos una suerte de marca, “Hecho en Pergamino”, que costó mucho estandarizar e implementar, pero es un buen proyecto para trabajar en la diferenciación cualitativa de productos y fomentar buenas prácticas de manufacturas.- Con respecto al desarrollo de proyectos de biocombustible en nuestra ciudad ¿cómo evalúa esta alternativa?- Creo que estamos ante uno de los sectores productivos que mayores expectativas está generando en el ámbito público y como iniciativa de la inversión privada, sin lugar a dudas deben promoverse en nuestra ciudad este tipo de emprendimientos. A decir de las autoridades del área de Producción local, para llevar adelante estos proyectos el mayor obstáculo es el alto costo de la materia prima, pero a mi juicio esto no constituye un impedimento, sino una oportunidad de darle valor agregado a la producción primaria, con un ejemplo basta, y a partir de la sanción de la nueva ley de biocombustibles que tiene la provincia de Buenos Aires, cuya autora es la diputada Adriana Cudós, con quien trabajo como asesor, ha habido una serie de consultas de empresas de la zona, y estuvimos reunidos con un grupo de productores y representantes de una aceitera de la vecina ciudad de Salto, quienes están encarando una importante inversión en biodiesel. Esto denota que es factible hacerlo en nuestra región y con el alto precio del insumo, no puede obviarse que en poco tiempo más y de acuerdo con lo previsto en la nueva ley de biocombustibles, las naftas en nuestro país deberán cortarse con biodiesel o bioetanol según el caso, y que además la exportación de biodiesel promete consolidarse en los próximos años, lo cual resguarda de las variaciones de un mercado cambiante, que puedan encontrar los productores de biocombustibles, creo que las autoridades locales y los ediles deberían trabajar mostrando su compromiso político y adhiriendo a la ley de biocombustibles, sumando el otorgamiento de incentivos municipales para este tipo de inversiones.
La Opinion de Pergamino