Traductor del Blog

20 de agosto de 2008

Curso de gerenciamiento para microemprendedores


En la presentación oficial efectuada en los altos del Palacio se encontraban presentes Susana Succini, presidenta de la comisión de Actividades Económicas del HCD; Claudio Schiavoni, secretario de la CGT; Juan Zitti, presidente de Fecami; Lisandro Mogliati, coordinador general de la actividad, y Marcelo Di Cesare, presidente de Acdp. “Esta iniciativa se realiza a fin de colaborar con el desarrollo local, apuntalando a todos aquellos que tengan proyecto de microempresas o que intenten hacer crecer este tipo de actividades que nosotros creemos que son beneficiosas”, resaltaron los organizadores.
Los panelistas invitados para el desarrollo de la formación son: Lisandro Mogliati (coordinador) y los docentes Marcelo Di Cesare, Leonardo Mazzucchelli, Ariel Cosentino y Rafael Clareana (profesor de la Universidad Católica Argentina). Como anticipamos, el curso se dictará en el Centro de Formación Profesional Nº 402, ubicado en calle Italia 1258. Una vez finalizado el mismo se entregarán certificados.
Contenido académicoEsta actividad cuenta con un interesante programa de formación y capacitación integral para microemprendedores. Se lleva a cabo en dos módulos.El primero de ellos hará hincapié en temas tales como desarrollo emprendedor, diagnóstico, análisis Foda ( para identificar Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas); planificación del negocio; el cambio en el mundo y en las organizaciones, inventos, tercerización, uso de franquicias, nuevas empresas, compras y fusiones; administración, contabilidad básica, impuestos y aportes; legislación comercial, societaria y laboral; indicadores financieros básicos; producción y organización de los procesos productivos; compras, logística y análisis de costos; nociones de informática aplicada a los negocios.
El segundo nivel continuará en el mes de octubre y la temática será la siguiente: comercialización y marketing, análisis de mercado, técnicas de venta, estudio de packaging, imagen empresarial; política de precios, clientes; políticas públicas de promoción y comercialización; calidad: concepto de calidad total, aplicaciones; gestión empresarial, liderazgo y toma de decisiones, resolución de conflictos, asociativismo; plan de negocios, análisis grupal e individual, formulación, evolución y asistencia técnica; financiamiento, análisis de líneas de crédito disponibles, requisitos, armado de carpetas crediticias, garantías. Los emprendedores que participen de esta actividad irán desarrollando a lo largo de las actividades de formación las distintas instancias de su propio proyecto de microempresa.
Objetivos del cursoEl curso de gerenciamiento tiene dos objetivos principales: fomentar en el participante el espíritu emprendedor en base a la detección de oportunidades y de necesidades del mercado que puedan ser satisfechas desde microempresas locales; y capacitar para participar activamente en el diseño, gestión y control de proyectos de esta índole.
Con este tipo de actividades se procura que los participantes tengan oportunidad de experimentar el diseño, la gestión y la ponderación de los éxitos y fracasos de las organizaciones a partir de los hechos y circunstancias de la realidad. Por lo tanto es esencial que desarrollen competencias vinculadas con situaciones reales y a tal fin puedan proyectar, planear, ejecutar y controlar actuando efectivamente en el campo económico y ampliando su conocimiento del contexto.
La Opinion de Pergamino

EL CRECIMIENTO ECONOMICO Y LA INSEGURIDAD: Derechos humanos, justicia y desarrollo


Seguramente en el actual contexto en que vivimos los argentinos en general, y los pergaminenses en particular, con el recrudecimiento de la inseguridad, que lleva implícita una sensación permanente y sofocante de intranquilidad, para todos los que vivimos en esta sociedad, conlleva a reconocer que estamos lejos de una verdadera política de desarrollo, gozada o usufructuada por todos.
En un análisis frívolo del campo de acción del desarrollo local como ciencia, casi con certeza muchos señalarían está ligado, en una escueta definición, a los temas inherentes a la política productiva, a las pymes, a los microemprendimientos, en fin, a la generación de empleo y riqueza, pero pocas veces se lo señala como un ícono del bienestar común, que promueve, a través de herramientas que le son propias y otras tomadas de otras ciencias (como la economía, la sociología y por supuesto la ciencia política) y mediante la participación y el compromiso de todos los ciudadanos, a generar políticas de inclusión social, de lucha contra la marginalidad, bregando por el acceso a la educación, a la salud y al derecho de ser “persona” íntegra e integrada a la comunidad.
Ocurre que la marginación social, conduce en muchos casos a transformar a los excluidos en “enemigo público”, como terminan siendo muchos de los marginales devenidos en delincuentes, sin el ánimo por cierto, de buscar una justificación a las conductas delictivas que adoptan algunos de ellos, teniendo a la delincuencia como medio de vida; creo oportuno “observar” en este análisis, los términos “marginalidad y exclusión”, como un disparador de lo que nos pasa, y lo que bloquea el desarrollo local, y por ende el bienestar general de la población.
Leyendo a grandes referentes del desarrollo en el mundo, observaba detenidamente lo que escribió Kofi Anan, Secretario General de las Naciones Unidas, señalando algunos puntos de equilibrio para el desarrollo, decía “….los objetivos (del mundo moderno) pueden resumirse como paz, derechos humanos, justicia y desarrollo, pero en 1945 esta última palabra no estaba tan en boga como en la actualidad y la expresión que figura en la Carta de las Naciones Unidas es "Promover el progreso social y elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad".Con esa frase magnífica los fundadores de la ONU, señalaron claramente que el desarrollo es posible sólo en condiciones de libertad, y que la gente sólo puede beneficiarse de la libertad si tiene al menos una buena posibilidad de alcanzar un nivel de vida decente y tranquilo.
Pero puede interpretarse "que un concepto más amplio de libertad" abarca también los otros objetivos. Se puede ser auténticamente libre sólo si se está amparado de la guerra y la violencia, y si la legislación garantiza los derechos fundamentales y la dignidad. Los derechos humanos, el desarrollo y la seguridad son interdependientes, y en su conjunto dan como resultado una libertad más amplia.
Este párrafo de lectura es recomendable, para quienes nos atrevemos a analizar el desarrollo local y sus políticas, y no deja margen de dudas, para señalar rotundamente, cuán lejos estamos del camino al desarrollo local, por un lado hay crecimiento económico, pero a su vez, la marginalidad crece a un ritmo galopante, los conciudadanos con índices de NBI (necesidades básicas insatisfechas) y bajo la línea de pobreza son cada vez más numerosos, es decir que, para una franja de la población (digamos casi la mitad) que la economía crezca, no parece reportar muchos beneficios, es más, en ciertos casos, paradójicamente, el crecimiento los hunde cada vez más en la pobreza y la marginalidad.
Pero para quienes son “alcanzados” por el crecimiento económico, tampoco hay desarrollo, porque si bien “llegan (en muchos casos) holgadamente a fin de mes”, no hay paz, no hay armonía, la inseguridad los envuelve y todo lo que gana en el terreno económico, se pierde en bienestar.
Tampoco las leyes asisten (en la práctica) a la mayoría de los ciudadanos, el concepto de justicia (que se configura de acuerdo al entramado legal) se desentiende a veces del de la equidad y toman caminos opuestos, y sin dejar de ser “justos”, los fallos terminan contribuyendo al desequilibrio social de una comunidad que quiere buscar su propio desarrollo (es decir su bienestar).
Para cerrar con la idea que se intenta dejar en claro, quisiera traer nuevamente a colación la frase que tomo de bandera de lo que expresara Kofi Anan en su declaración “…los derechos humanos, el desarrollo y la seguridad son interdependientes, y en su conjunto dan como resultado una libertad más amplia..”, esa trilogía no da resultados si no se aplica en conjunto, es decir, no podemos velar por los derechos humanos solamente, si no hay seguridad para todos, y a su vez la seguridad (o la solución a la escalada de inseguridad) se consolida con una verdadera política de desarrollo integradora, que morigere la marginalidad social.
De esta lectura se infiere que, si bien el crecimiento o la expansión económica es un síntoma positivo para cualquier sociedad, no implica “per se”, mejorar cualitativamente e ir tras el bienestar de la comunidad en su conjunto, es hora entonces de ir mirando y evaluando, para las futuras gestiones municipales que se van perfilando, planes y programas de promoción económica local, pero desde una visión integradora, de círculos concéntricos que tengan en su eje central, a la persona, al ciudadano, al excluido, de allí en más podremos entonces sí, efectivamente, empezar a hablar de desarrollo local.-