Traductor del Blog

16 de diciembre de 2008

CRISIS FINANCIERA - "Pergamino perdió el tren del desarrollo"


CRISIS FINANCIERA


"Pergamino perdió el tren del desarrollo"


Lisandro Mogliati, especialista en temas de producción, analiza el posible impacto de la crisis financiera internacional, y repasa lo actuado en la ciudad por los diferentes actores económicos.
El ex director de Promoción Industrial, Lisandro Mogliati, actual asesor de la Comisión de Producción y Comercio Interior de la legislatura bonaerense, aborda las posibles consecue-ncias de la crisis financiera internacional sobre nuestra ciudad.-


- ¿Cómo cree que impactará la crisis?- En el último tiempo se ha desinflado la burbuja que estaba inflando los precios de los commodities y del petróleo, que son los primeros del complejo sojero-aceitero, uno de los sectores más dinámicos y que ha permitido el crecimiento económico de la Argentina, y sobre todo es responsable del crecimiento económico de cinco años que hubo en Pergamino; un poco promovido por la recuperación del agro y de algunas industrias sustitutivas de importaciones, y del consumo. Estamos entrando a nivel internacional en una política bastante riesgosa para la Argentina. Los Estados Unidos, que se precian de ser los padres del liberalismo, han abandonado los principios del librecomercio y han hecho una intervención fuertísima en la economía con el salvataje financiero. Esto ha puesto en riesgo a las economías periféricas, por primera vez una crisis va del centro a la periferia. El Tequila, la crisis de Brasil o la de Rusia, de la periferia habían afectado el centro neurálgico de las finanzas internacionales. Ahora se ha dado a la inversa.

- ¿Cómo afectará a los pergaminenses?- Entre el 2002 y 2007, Pergamino perdió el tren del desarrollo, y un poco atado a la recuperación posdevaluación se pueden identificar algunos sectores que se recuperaron, como el de la industria textil-confeccionista, que en el 2005 sufrió un fuerte impacto porque se terminaron las salvaguardas que las economías cuando la Organización Mundial de Comercio fijó el tope del programa textil y entonces entraron a competir fuertemente en el mercado internacional las economía asiáticas y centroamericana, que tienen comparativamente una mano de obra menos calificada pero más barata y, sumado al parate que percibimos hoy, creo que eso fue el origen de la crisis del sector. Por otro lado, está el crecimiento económico que aportó indudablemente la recuperación del agro, pero en Pergamino faltó la decisión política de pasar del crecimiento al desarrollo a partir de proyectos que agregaran valor a los commodities agrope-cuarios. No se pensó en proyectos que pudieran promover encadenamientos productivos, pensando en estrategias de mediano y largo plazo que anclaran la cuestión del desarrollo, para no tener que depender únicamente del viento de cola.

- ¿Dónde ubica las responsabilidades?- Primero hay que decir que se ha perdido un tiempo importante, y que no ha habido voluntad política y en esto responsabilizo al intendente, porque puedo destacar que hay funcionarios que tienen posibilidades de pensar y de procurar un Pergamino mejor, como Daniel Freggiaro, en Producción, o José Salauati, en Obras Públicas, o Lisandro Bormioli, en Tercera Edad. También pienso que además del compromiso del Municipio tiene que haber nuevas instituciones o desburocratizar las existentes para pensar junto al Municipio un proyecto de desarrollo local. Cuando el conflicto del campo se percibió que el Municipio y algunas entidades se alinearon en el reclamo, sin entrar a considerar si estuvo bien o si estuvo mal, pero extraña la ausencia de una vocación política del intendente y que no haya un reclamo de las entidades de la industria o del comercio que le digan al intendente que Pergamino necesita de un proyecto. Nadie se sentó con los actores locales a planificar el desarrollo, para pensar cuántas casas de electrodomésticos necesitaba la ciudad, si la nueva ruta 8 va a correr la ubicación de los sectores industriales. Nadie está pensando en eso. En esa falta de planificación del desarrollo, existe un potencial de nuevos empresarios jóvenes que apuestan a la industria, en rubros como la plástica, los alimentos, metalmecánica, etc. y que tampoco son guiados o acompañados por el Gobierno municipal con incentivos a la producción.