Traductor del Blog

24 de febrero de 2009

LA CAMARA DE MICROEMPRESARIOS DE PERGAMINO RETOMA SUS ACTIVIDADES DE CARA AL 2.009


Con una cena de camaradería en la localidad de El Socorro, que compartieron varios de sus integrantes, la Comisión Directiva e invitados, la Cámara de Microempresarios de Pergamino, dió inicio a sus actividades de cara al año en curso.


En tal sentido se plantearon diversas inquietudes y necesidades de los emprendedores pergaminenses, así como también las actividades y gestiones que se está planificando esta nueva entidad de Pergamino para el resto del año, en lo atinente a la organización institucional, capacitación, políticas financieras para microempresas, etc.


En palabras del Presidente de la entidad, el empresario Leonardo Lovera, "se proyecta un 2009 de mucho trabajo para seguir ampliando el número de integrantes que se sumen a este proyecto, donde todos deben estrechar esfuerzos y colaborar para ayudar a desarrollar herramientas que ayuden a los emprendedores de Pergamino". En tanto Lisandro Mogliati y Marcelo Di Césare, quienes llevaron adelante la gestión del Curso de Gerenciamiento de Microempresas, que organizó en Pergamino el Ministerio de Trabajo de la Nación junto a la Federación de Cámaras de Microempresas de la provincia de Buenos Aires durante 2.008 (que contó también con la activa participación de Leonardo Mazzucchelli como docente de marketing), destacaron el trabajo de los microempresarios que llevan adelante el proyecto asociativo, la unidad del grupo y dieron a conocer las gestiones que llevan a cabo para reiterar una nueva instancia de capacitación para microempresarios en nuestra ciudad, tanto repetir lo realizado en el nivel 1 para nuevos emprendedores, como así también talleres y seminarios específicos para quienes ya realizaron la capacitación durante 2.008.


Todo esto fue planteado por Di Césare y Mogliati en una reunión mantenida días atrás con el Presidente de FECAMI, Juan Zitti; como así también la gestión de otras herramientas que pueden llegar desde la provincia y la nación para asistir a los emprendedores en diferentes necesidades que aquejan al sector.-

15 de febrero de 2009

CRISIS, PRODUCCION, EMPLEO, IMPUESTOS Y POBREZA: Un juego de palabras y un dilema por resolver…


CRISIS, PRODUCCION, EMPLEO, IMPUESTOS Y POBREZA: Un juego de palabras y un dilema por resolver…


La crisis internacional que hace estragos en las economías de los países centrales, empieza a cobrarse más víctimas en la economía real de los países emergentes y particularmente en la Argentina.


Esto puede observarse en diversos sectores de la producción y el empleo, a raíz de las fuertes contracciones que se perciben en el consumo interno de algunos bienes y servicios, y particularmente en aquellos productos que se destinan al mercado externo, a raíz de una mayor evolución en el tiempo y en intensidad de esta crisis mundial con epicentro en las economías industrializadas.


En una columna publicada en octubre de 2.008 (“Es la economía, estúpido – Versión III”) señalaba en relación a esta crisis que “…el impacto en la economía real, podrá sentirse un poco más, porque el modelo económico argentino imperante en los últimos años, está basado en la producción y la exportación, y gran parte de la oferta exportable nacional, está compuesta por comodities que son el insumo principal de las economías asiáticas en pleno crecimiento, que a su vez tienen como principales destinos para sus exportaciones, a los países desarrollados, tal el caso de EE.UU y las economías integradas en la Unión Europea, los sitios donde más está impactando la crisis y sus consecuencias”.


Esta situación se está dando y aparejado a ello, considerando las cuestiones argentinas (cuyas variables no deberían analizarse en forma aislada) observamos que comienzan a desmejorar algunas de las variables endógenas, como las perspectivas de mantener el actual nivel de recaudación por parte del Estado, tanto en lo concerniente a impuestos internos como en materia de derechos de exportación (retenciones), esto último a raíz de una baja en los precios internacionales (temporariamente sostenidos por “fundamentals” de mercado, a raíz de la sequía y una merma segura en la producción argentina), menor liquidación de stocks por parte de los productores y a su vez por una menor producción agrícola que la proyectada.


Esto supondrá, a priori, menos “caja” para el Estado y menor liquidez en el mercado interno para motivar el consumo y la inversión, algo que con acierto el gobierno nacional trata de revertir impulsando planes destinados a promover la producción y la adquisición de vehículos, heladeras, lavarropas, entre otros productos, cuyo principal destinatario es la clase media; pero aquí debe considerarse otro componente que tiene un fuerte peso específico que ha entrado a declinar: el índice de confianza del consumidor, una variable de compleja reversión.


En este sentido, y en línea con lo que están llevando adelante la mayoría de los gobiernos, tanto en los países desarrollados como en las economías en vías de desarrollo, tratando de dar mayor liquidez al sistema e inyectando recursos para promover la producción y el consumo (e indirectamente el empleo), el gobierno nacional, en una estrategia conjunta con las provincias, debe trabajar para diagramar estrategias que reduzcan la presión fiscal, en fino equilibrio con las necesidades financieras del gobierno para desarrollar las políticas públicas previstas en el plan anti crisis, el gasto e inversión pública y los servicios de la deuda pública y privada.


Es indispensable hacer más laxa la legislación para las pymes en materia impositiva y concretamente analizar una disminución de la presión fiscal que, paradójicamente, mejore los índices de cobrabilidad (que según las últimas estadísticas comenzarían a denotar un deterioro).
En este mismo contexto y sumado a la gravedad coyuntural que atraviesa el agro argentino, una baja en las alícuotas de retenciones a la exportación de los granos ayudaría a promover una mayor inyección de liquidez en el mercado interno, esta vez no hay una renta extraordinaria que gravar por parte del Estado, sino una situación compleja para el sector de la producción nacional que mejorar y un mercado interno por sostener.


Pero la gran asignatura pendiente, y que ya se ha transformado en una situación estructuralmente alarmante es la pobreza, la marginalidad y la indigencia; es difícil señalar estos temas en términos de variables económicas, se trata de vastos segmentos de la sociedad argentina que sufren la ausencia de políticas públicas en todos sus niveles y para esta franja de la población también deben implementarse planes y programas que coadyuven a mitigar esa situación.


Es hora de que pensemos como país y como sociedad integrada, y analicemos de que forma vamos a reinsertar (o insertar) a los sectores que viven una realidad donde en el marco de una crisis o en su ausencia, aún no se han resuelto sus problemas de fondo y pocas veces en las últimas décadas han sido destinatarios de políticas verdaderamente dirigidas a promover la inclusión y la justicia social.-