Traductor del Blog

16 de enero de 2012

Mogliati: “La excesiva teorización, transforma al plan estratégico en un trabajo de tesina, una especie de “Libro Azul”, con cierto grado de discrecionalidad y subjetividad política”.

El Lic. Lisandro Mogliati, dirigente del Frente para la Victoria, especialista en Desarrollo Local y consultor en Planes de Desarrollo Regional opina acerca del Plan Estratégico de Pergamino


Un plan estratégico supone la materialización de un consenso por el desarrollo local y que proyecte a no menos de 20 años, la consolidación del crecimiento económico, con sustentabilidad ambiental, inclusión social y un óptimo aprovechamiento de los recursos endógenos, a partir de los escenarios probables que puedan acontecer en un entorno macro cambiante, que contemple e integre lo político, lo económico y la sociedad en su conjunto.

En la ciudad de Pergamino se ha elaborado (o esté en proceso de elaboración) un Plan Estratégico, que en su filosofía trata de encuadrar los conceptos previamente enunciados, oportunamente mi opinión en tiempos del anuncio oficial, me llevó a saludar la iniciativa enunciada, hace unos tres años por las autoridades municipales, en una columna que guardo en mi blog http://lisandro-mogliati.blogspot.com/2009/08/lisandro-mogliati-opina-acerca-del-plan.html

Pero evidentemente el camino trazado por nuestro plan estratégico no ha sido el óptimo o el esperable, porque más allá de la necesaria prospección y una visión del desarrollo en el tiempo, se ha visto una exacerbación en la inclinación que solemos tener los formuladores de proyectos, de plagar de tecnicismos los enunciados de un plan, eludiendo así ejemplos concretos de materialización en proyectos para la ciudad, que tornen comprensible el “para que” de un plan en el ciudadano común.

Asimismo se evidencia en el Plan Estratégico local, como se pierde fácilmente la noción del tiempo actual en el cual transcurre la formulación estratégica, de la coyuntura social y económica sobre la cual la planificación se diagrama y se proyecta en el tiempo.

Es allí donde se suelen pasar por alto las oportunidades que nos presenta el “ahora” y que también forman parte de un Plan Estratégico, es decir que pensando en demasía el “mañana”, el presente (en términos de las oportunidades latentes) y el pasado (en términos de los errores estratégicos que se hayan cometido y así evitar reiterarlos), son dos factores que no se capitalizan en esta planificación, para ir dándole la dinámica necesaria que requiere todo Plan Estratégico, que en verdad comienza a existir y a ejecutarse en el mismo momento en que los actores locales se sientan juntos en una misma mesa y ofrecen sus primeras apreciaciones.

Un tema concreto que podría sintetizar esta suerte de crítica constructiva al Plan Estratégico de Pergamino y que aparece en sus enunciados, da cuenta de la necesidad de crear la Agencia de Desarrollo, omitiendo que existe una ordenanza municipal que data del año 2.003, aprobada por unanimidad por el Concejo Deliberante que nunca el Ejecutivo local puso en práctica, o bien la falta de terrenos en nuestro Parque Industrial para captar inversiones, en tiempos donde las empresas están invirtiendo y muchas industrias se han radicado en municipios vecinos.

Por otra parte, uno de los mayores errores que se cometen en un proceso de planificación estratégica como el que experimenta Pergamino, es elucubrar un plan que se convierta en un “manual de instrucciones” meramente teorizado, que difícilmente pueda desentrañarse en acciones concretas y comprensibles para ser comunicadas a la sociedad en su conjunto, como decíamos antes, crear una Agencia de Desarrollo Local, establecer nuevas Zonas Industriales, ejecutar un programa de disposición de residuos, establecer cadenas de valor para la producción primaria, proyectar la diversificación de la matriz energética y contribuir a la morigeración del impacto ambiental, por citar algunos ejemplos que le darían practicidad y comprensión al Plan Estratégico y su internalización como herramienta útil de cara a sociedad.

Esta excesiva teorización, transforma al plan en un “trabajo de tesina”, una especie de “Libro Azul”, con cierto grado de discrecionalidad y subjetividad política a la hora de la convocatoria y de la opinión de los actores locales invitados a pensar juntos la comunidad que se pretende proyectar.

Esta actitud un tanto sesgada, juega en contra de los intereses mismos del Plan Estratégico, pensado como núcleo integrador de la sociedad, a partir de la búsqueda de una raíz común del pensamiento prospectivo.

No hay comentarios: