Traductor del Blog

30 de septiembre de 2012

Bolivia, un mercado de oportunidades para la internacionalización PyME (adelanto)


Lisandro Mogliati - Lic. en Gestión de Negocios Internacionales

La República Plurinacional de Bolivia se ha consolidado en términos de negocios de exportación, como una oportunidad irrenunciable para alcanzar la internacionalización de las PyMES argentinas.

Diversos son los sectores productivos de nuestra economía que encuentran nichos en este mercado latinoamericano emergente, que algunos operadores comerciales y analistas de negocios erróneamente subestiman, mientras que aquellos que apuestan a incursionar en el, encuentran la oportunidad de ver crecer su negocio exportador.

Las importaciones de Bolivia, presentaron una gran evolución en los últimos años y su proyección será creciente en los años sucesivos, si observamos entre los tres proveedores más importantes para el mercado boliviano, Brasil es el principal socio comercial mientras Argentina ocupa el segundo lugar en importancia, seguido por la República Popular China y por EEUU en tercer y cuarto lugar respectivamente.

Los productos y manufacturas originarias de la Argentina, representan cerca de un 13 % del total de las importaciones bolivianas, mientras que el comercio bilateral entre ambas naciones es superavitario para nuestro país, más allá de la fuerte incidencia que tienen las exportaciones de gas desde Bolivia que representan el 81 % del total de las ventas de Bolivia a la Argentina.

Otras razones por las cuales es viable el mercado boliviano para nuestras exportaciones, es el stándard de Bolivia como miembro asociado al MERCOSUR y las ventajas arancelarias que ello implica, respecto de otras manufacturas procedentes de otros orígenes “extra-MERCOSUR” que pagan aranceles al momento de nacionalizar la mercadería en mercado boliviano; esto ultimo, sumado a la “vecindad” como países limítrofes, conforman una serie de ventajas comparativas que son alicientes para explorar este mercado.

La economía de Bolivia, su estructura productiva y por ende la demanda de insumos y maquinarias para el agro y la industria, como así también las manufacturas para consumo final, están en pleno crecimiento y es aún escasa la oferta local en condiciones de satisfacerla, aquí la Argentina encuentra otra ventana de oportunidad para penetrar el mercado, en diversos sectores donde la producción argentina y su tecnología aplicada a los procesos, presentan un posicionamiento óptimo y cuentan con la consideración por parte del empresariado boliviano y los consumidores en general.

Particularmente, el lugar óptimo para los negocios es la región de Santa Cruz de la Sierra, el motor del crecimiento boliviano donde el sector agropecuario ha potenciado ampliamente su desarrollo y tanto la agricultura como la ganadería, produjeron un salto cualitativo que aceleró la demanda de innovación tecnológica para el agro, donde la Argentina tiene una ventaja competitiva que puede satisfacer ese mercado creciente.

Es en este sector justamente (como también en los productos de consumo masivo) donde existen más oportunidades de negocios para las PyMES industriales argentinas que desarrollan diversas máquinas e implementos que acompañan la tecnificación y mejora contínua del sector agrícola boliviano y el “cruceño” en particular, donde la producción se muestra en un nivel de desarrollo impensado décadas atrás.

El consejo para las PyMES nacionales es muy simple, hacer las valijas y viajar, salir y mostrarse, los negocios no esperan, la presencia activa en los mercados externos es la mejor forma de avanzar en el comercio internacional, en próximas columnas ampliaremos algunas recomendaciones básicas y descriptivas para acceder al creciente y demandante mercado boliviano, que puede representar para aquellas empresas que aún no lograron internacionalizarse o para quienes deseen potenciar su comercio exterior, una oportunidad para no desperdiciar.




23 de septiembre de 2012

PyMES DE LA REGION PARTICIPARAN ESTA SEMANA EN BOLIVIA EN RONDA DE NEGOCIOS


La Agencia de Desarrollo Económico de Colón (ADEC) impulsa la oferta exportable de empresas de Colón, Pergamino, Arrecifes, Chivilcoy y 9 de Julio. El profesional pergaminense Lisandro Mogliati acompaña la delegación junto a la Presidenta de la Agencia, Silvia Brunet.-

Entre los días 26 y 29 de Setiembre se desarrollará una nueva edición de la Ronda de Negocios de ExpoCruz en la ciudad de Santa Cruz de Sierra, en la República Plurinacional de Bolivia, y se darán cita más de 1000 empresas procedentes de 20 países, principalmente de la región del Cono Sur entre las cuales habrá más de 150 PyMES argentinas.

En la región desde la Agencia de Desarrollo Económico Colonense se tomó la decisión de participar y acompañar a las pymes de la región para que puedan fortalecer su desempeño exportador y una estrategia de internacionalización de su producción, al mismo tiempo que tomar contacto con otras instituciones bolivianas y de otros países que así como ADEC trabajan por el desarrollo regional.

Asumiendo un firme compromiso por el crecimiento económico y el rol que tienen las pymes en esta estrategia, la Agencia llevó adelante una tarea de difusión y contacto con diversas empresas de una vasta región y conformó una oferta exportable de empresas de Colón, Pergamino, Arrecifes, Chivilcoy y 9 de Julio que difundirán sus productos con la intención de acceder al mercado boliviano como así también de otras naciones que participan de la ExpoCruz.

La representación de ADEC en Bolivia estará guiada por la Presidenta de la entidad, Silvia Brunet y será coordinada técnicamente por el Lic. Lisandro Mogliati de la ciudad de Pergamino, quien además de integrar el staff de profesionales del Programa "Expertos Pymes" del Ministerio de Industria de la Nación, colabora activamente con las actividades de ADEC.

Cabe agregar que las expectativas para la presente edición son las óptimas para poder concretar negocios internacionales, proyectando que supere a la edición 2011 de este encuentro que contó con la participación de 936 empresas de 19 países que en conjunto concretaron 8.851 entrevistas de negocios.


15 de septiembre de 2012

“Nexo PyME” - Financiamiento para Inversiones Empresariales


Hasta el 31 de Diciembre las PyMES podrán financiarse a una tasa cercana al 15 % en bancos privados que adhieren a la Comuniciación “A” 5319 del BCRA





El Ministerio de Industria de la Nación a través de la SEPYME, cuenta con una nueva herramienta de enlace financiero, dirigida especialmente a las empresas con proyectos de inversión en cartera, previendo el acceso a empréstitos a una tasa del 15 % anual de interés sobre saldos, sin dudas una alícuota más que competitiva en el mercado financiero nacional, teniendo en cuenta el spread bancario, donde hoy las tasas pasivas de los bancos están en el orden del 13 o 14 % anual para el pago de los intereses en plazos fijos de sus ahorristas.

Para acceder a esta posibilidad las PyMES ingresan al link http://www.sepyme.gob.ar/que-necesitas/financia-pyme/nexo-pyme/ donde deberán inscribirse como interesadas en el programa, consignando datos muy simples e indicando a que entidades financieras autoriza que la Secretaría PyME le facilite la información de la empresa para viabilizar el crédito.

El financiamiento para inversiones de las PYMES se enmarca en la aplicación práctica de la Comunicación “A” 5319 del Banco Central de la República Argentina y que el Ministerio de Industria instrumenta a través de “Nexo PyME” que permite establecer una conexión entre los proyectos de inversión de las empresas nacionales con la oferta de créditos a la inversión productiva, que los bancos privados realizan en el marco de las nuevas medidas adoptadas por el Gobierno Nacional en materia de financiamiento.

Los bancos del sector privado están comenzando a ofrecer a sus clientes la nueva línea de créditos para la producción, con una tasa del 15 por ciento y un plazo mínimo de pago de tres años. Estos préstamos habían sido anunciados el pasado 4 de julio por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y están dirigidos a apuntalar el desarrollo productivo y el de las pymes en particular, articulando mayores niveles de inversión que permita fortalecer la oferta productiva y el crecimiento económico.

Este nuevo financiamiento prevé la cesión de créditos en pesos, a una baja tasa de interés (del 15 %) y con un plazo mínimo de 36 meses, pudiendo establecer hasta un período de gracia de 1 año, donde sólo se pagan los intereses devengados del capital total del empréstito.

Es una línea pensada para financiar la adquisición de bienes de capital, la construcción de instalaciones para la producción de bienes y servicios y la comercialización de bienes, tendiendo a promover una demanda que se traduzca en proyectos industriales de impacto beneficioso en la actividad económica.

Esta iniciativa tiene como claro objetivo acrecentar el flujo crediticio hacia la producción, en un marco de financiación donde en los últimos años, las entidades han priorizado financiar el consumo, como describimos en una nota anterior que titulamos Positiva Intervención del BCRA potencia el Financiamiento PyME”[1].

Actualmente los bancos se encuentran en plena tarea para informar a sus clientes sobre la nueva línea crediticia, así como para receptar todos los pedidos y solicitudes que se realicen para acceder a préstamos de inversión productiva, incluida infraestructuras por lo tanto es sumamente importante que las empresas procedan al registro “Nexo Pyme” en la página web de la Sepyme (http://www.sepyme.gob.ar/que-necesitas/financia-pyme/nexo-pyme/).

Según fuentes del Banco Central, la totalidad de los créditos que deben conceder los bancos de acuerdo con la Comunicación 5319, tendrán que concretarse hasta el 31 de diciembre próximo como máximo, y tienen como plazo último para su monetización el 31 de marzo de 2013. Por otra parte los préstamos están dirigidos como mínimo en un 50% a las pymes y en un 100% a la actividad productiva.

La instrumentación de esta nueva línea de financiamiento permitirá aplicar un monto próximo a los 15.000 millones de pesos para estimular la inversión de las empresas, y las entidades financieras que cuentan con más del 1% de los depósitos totales del sistema (Comunicación “A” 5106, Grupo A) y las que operen como agentes financieros de las provincias, deberán destinar a esta nueva línea de crédito el 5% del saldo total de depósitos privados que posean al mes de junio último.

La medida adoptada por el BCRA se inscribe en la política del Gobierno Nacional orientada a resguardar la producción y el empleo argentino frente a un contexto internacional incierto, que evidencia un aumento de los riesgos y la incertidumbre global.

Por todas estas cuestiones macroeconómicas y sumado a la oportunidad que significa para una empresa financiarse a una tasa accesible, la única recomendación posible para las PYMES, es aprovechar esta herramienta y demorar la inscripción a través de la web del Ministerio de Industria.-

8 de septiembre de 2012

Raúz Zylbersztein: “Las saladas y también los hipermercados son organizaciones que extraen recursos en las localidades y van en contra del desarrollo regional”


En el segmento “Hora Pymes” que conduce el Lic. Lisandro Mogliati  en el programa radial “Buenos Muchachos” por Radio 10 Pergamino se entrevistó a Raúl Zylbersztein, Secretario de la Confederación General Empresaria y Presidente de la Cámara de la Industria del Cuero. 

En la foto (archivo): Raúl Zylbersztein junto al Lic. Mogliati en una reunión anterior en el Ministerio de Industria de la Nación.

El industrial, crítico de los emprendimientos comerciales tipo “La Salada”, destacó que la “competitividad de este formato se basa en el fraude marcario, la evasión y el trabajo no registrado” y que su crecimiento pone en riesgo a la industria formal.

Raúl Zylbersztein es un reconocido empresario pyme del sector de la industria del cuero, es además referente de la CGERA, entidad que nuclea empresas nacionales que apoyan la senda de reindustrialización que el país ha retomado en estos últimos años.
A Zylbersztein se lo ve habitualmente en diversos programas de televisión y en otros medios manteniendo fuertes cruces con Jorge Castillo, una de las caras visibles del emprendimiento ferial “Punta Mogotes”, más conocido como “La Salada”.
Castillo es el responsable de alquilar los puestos en estos predios comerciales a los más de 30.000 feriantes que trabajan allí para atender a las más de 250.000 personas que se dan cita cada vez que este formato de feria abre sus puertas al público.
Este “boom” comercial de La Salada en la zona de Lomas de Zamora cuesta la “friolera” de unos 25.000 dólares el metro cuadrado, una cifra que resulta cinco veces superior al valor de cualquiera de las torres en Puerto Madero.
Según Zylbersztein, “el costo del metro cuadrado no es casual y está en directa relación con el negocio que significa estar allí y poder vender como feriante, pero “La Salada” basa su éxito comercial en el fraude marcario, la evasión, el trabajo informal y trabajo infantil, estos son los pilares de este negocio que es en blanco, pero basado en defraudaciones al fisco y a la ley laboral”.
El promotor de La Salada, Jorge Castillo, sostiene sobre la condición laboral de los trabajadores argentinos que “los empleados solo sirven para ir al baño”, justamente por ese motivo está teniendo graves problemas con los sindicatos, porque apunta contra el espíritu de las conquistas sociales de los trabajadores.
Zylbersztein destaca que a diferencia de lo que ocurre en “La Salada”,  “cualquier trabajador que está en nuestras fábricas tiene cobertura social, se puede enfermar, tomar licencia y estos costos los absorbemos los empresarios pyme, por esa razón no podemos competir con los precios de estas ferias que dicen ser competitivos porque no pagan ningún tipo de carga social”.
Por otra parte el Secretario de CGERA destacó que “Es importante que se sepa que el 52 % de los trabajadores registrados en el país, trabajan en empresas de menos de 10 personas, hay que saber a quienes proteger y quienes realmente generamos empleo digno”.
Consultado acerca de las conclusiones de Castillo en torno a que su proyecto ayuda a la inclusión social y a sacar a los chicos de la delincuencia, Zylberstein fue nuevamente contundente: “En La Salada no se respetan las ocho horas de trabajo, los feriantes tienen que salir a comprar insumos, en algunos casos manufacturarlos y luego venderlos, esto excede la jornada laboral, además no es sacar a los chicos de la calle sino promover el trabajo infantil, porque vemos niños cortando hilos cuando en realidad los chicos deben estar en la escuela y luego ir a jugar con sus padres”.
La realidad es que “La Salada” es competitiva porque no hay cargas sociales, no hay aguinaldo, no se respetan las jornadas laborales y es un modelo que va en contra de las conquistas sociales alcanzadas por los trabajores”, subrayó el empresario del cuero.
Acerca de cómo evitar que este modelo se propague destaca Zylbersztein que: “Hay que saber diferenciar al feriante de la organización “La Salada” y en el interior del país es más fácil, los intendentes y gobernadores pueden establecer estrategias para decidir como establecer sus negocios. Las “saladas” y también los hipermercados son organizaciones que  extraen recursos en las localidades y van en contra del desarrollo regional, en esto la comunidad en su conjunto es responsable y debe ejercer una presión para evitar que estos emprendimientos se instalen en el interior”.
Sobre a la presencia de los referentes de La Salada en las celebraciones recientes por el Día de la Industria, Zylbersztein señaló que “tienen todo el derecho a  estar, pero también deberían tener las mismas obligaciones que un industrial o empresario, pagando todos sus impuestos y sus cargas sociales”.
Hoy los emprendimientos informales como estos, producen el 30 % de la demanda por indumentaria y están comenzando a invadir el mercado de la clase media, esto es potencialmente más perjudicial para con las marcas registradas y las empresas, ocasionando graves daños a la industria formal, a los trabajadores registrados y también al Estado por los distintos grados de evasión.

1 de septiembre de 2012

Día de la Industria ¿dos modelos?

El 2 de septiembre de 1587 partió del Puerto de Buenos Aires la nave San Antonio con rumbo a Brasil, llevando a bordo el primer embarque que tengamos registro de una exportación, hecho que dio origen también a la Aduana y la carga contenía principalmente textiles producidos en la zona de Tucumán y Santiago del Estero.

Algunos historiadores sostienen que este hecho, en realidad, terminó por encubrir una “operación de contrabando y comercio ilegal” pues iba en contra de las órdenes de la Corona Española que no habría autorizado tal embarque.

Este hecho significativo fue tomado como referencia, a partir de 1.941, para conmemorar el Día de la Industria en nuestro país, cuestionable por cierto, dado que estamos hablando de un acontecimiento puntual que se produjo hace más de 400 años, cuando la idea de una nación soberana no estaba proyectada y eramos un proyecto colonial de la “Madre Patria”, España.

La industria es sin dudas el motor transformador de la Argentina moderna, con un gobierno que estimula la producción nacional y la sustitución de manufacturas extranjeras por las producidas en el país y se ha transformado en la última década  en eje del desarrollo y la inclusión social, a partir de la recuperación del empleo.

En este último punto me interesa hacer hincapié, el trabajo es el factor primordial para alcanzar la movilidad social ascendente y el desarrollo industrial juega un papel preponderante, a partir de la creación de PyMES, la conformación de nuevos parques y sectores industriales planificados y la radicación empresarial dada a partir del espíritu de riesgo de quienes emprenden.

Este desarrollo permite que los índices laborales sean altos en la Argentina y la tasa de desempleo, que hace estragos en Europa, alcanzando cifras que mantienen en “paro” a más del 20 % de la población económicamente activa en España, por ejemplo, en nuestro país oscila entre un 6,5 y un 8,5 % dependiendo del sector de la economía y las regiones.

Pero no solo se trata de lograr en forma sostenida la reducción del “desempleo”, sino también optimizar la calidad del empleo creado y su nivel de “registración”; la industria es un sector dinámico de la economía, cuyo crecimiento trae aparejado la creación de nuevos puestos de trabajo y resulta complejo si un industrial pretende por ejemplo, mantener en la informalidad a sus empleados o evitar las reglamentaciones que imponen los diferentes organismos que intervienen para que se garanticen los derechos de los trabajadores.

En cambio existen en la actualidad otras formas de organización productiva y comercial que despiertan serias dudas acerca de los niveles de “regularización” del empleo que generan y del cumplimiento de las obligaciones impositivas y tributarias, sin embargo, algunos sostienen que estos sectores también integran el universo de la “industria nacional”.

Puntualmente estamos describiendo la situación de los complejos comerciales tipo “Punta Mogotes”, más conocidos como “saladas”, que trabajan en forma directa entre los productores o confeccionistas (porque hay preeminencia del sector texil – indumentaria) y el consumidor final.

Aquí hay innumerables denuncias sobre fraude marcario, evasión impositiva, empleo no registrado y falta de habilitaciones, sin embargo esto plantea disyuntivas, aún incluso dentro del gobierno nacional, con voces a favor y otras en contra de este tipo de gestión de negocios.

Mi postura no es favorable a este tipo de organizaciones, no porque esté en contra del consumo popular que en algún punto satisfacen estas organizaciones, porque ofrecen precios increíblemente bajos, sino porque en cierta forma se trata de negocios flexibles que basan su éxito en la “copia” o “imitación” de marcas y diseños que otras empresas desarrollan y que suponen grandes inversiones.

Esto por un lado, pero en otros aspectos podemos intuir que los precios “competitivos” se logran a partir del no pago de impuestos y de alguna “flexibilidad” laboral que en ciertos casos convierte en monotributistas a empleados que deberían contar con los beneficios sociales que un trabajo registrado prevé.

Así que este 2 de Setiembre, Día de la Industria, seguramente ambos “modelos”, el industrial tradicional, digamos, y el de la “salada” compartirán auditorio y se verán las caras conmemorando una tradicional celebración de industriales para industriales.

Cada cual que saque sus conclusiones, yo tengo mi postura y creo que en el sendero ineludible en el que transita la Argentina con destino de desarrollo, la industria es el eje a seguir fortaleciendo y las “saladas” están lejos del concepto de modelo sustentable para nuestro desarrollo nacional.