Traductor del Blog

11 de julio de 2013

ARANCELES ADICIONALES PARA PRODUCTOS CHINOS: ¿Es viable la propuesta de Mujica al MERCOSUR?

Por Lic. Lisandro MOGLIATI - Gestión de Negocios Internacionales

Hoy en Montevideo se concretará un nuevo cónclave del MERCOSUR que tiene aditamentos especiales, entre ellos, el traspaso de la presidencia protémpore del Mercosur de Uruguay a Venezuela, mientras que Surinam y Guyana se sumarán al bloque regional, en principio como miembros adherentes; cabe destacar que Paraguay se encuentra suspendido luego de la conflictiva salida del gobierno del ex Presidente Lugo (¿destituído?) en 2012 y que tendrá la posibilidad de retornar al bloque tras la asunción del nuevo presidente paraguayo, Horacio Cartes, el próximo 15 de agosto.

En este marco y previo a la reunión, el presidente José Mujica sorprendió a propios y extraños, con una idea cuyo tenor, a priori, entiendo más como una expresión de deseo (por no decir que es un mensaje demagógico para el empresariado de la región) tendiente a proponer a los países miembros del MERCOSUR, el establecimiento de un arancel externo común (AEC) “especial” para los productos originarios de China.

El argumento de Mujica no es sólido en términos de las posibilidades reales de implementarlo, el mandatario uruguayo sostiene que las industrias de la región "no tiene condiciones para resistir los precios de los productos chinos" con los que el gigante asiático "sale al mundo" a “competir”.

Los principios del sistema de comercio
Evidentemente lo que José Mujica está obviando en esa idea de aplicar un tratamiento especial a las importaciones desde China, es el principio del sistema multilateral de comercio, establecido en los Acuerdos de la OMC (Organización Mundial de Comercio) de la cual tanto Uruguay como China son miembros y que están inspirados en principios que constituyen la base del sistema multilateral.
Uno de sus principios básicos es justamente opuesto al planteo del presidente uruguayo, “comercio sin discriminaciones”, donde existe una cláusula llamada de la “nación más favorecida” (NMF) y en virtud de lo consensuado en la OMC, los países no pueden establecer discriminaciones entre sus diversos interlocutores comerciales.
Si bien se permitan ciertas excepciones, establecidas por ejemplo, cuando los países establecen un acuerdo de libre comercio que se aplique únicamente a los productos objeto de comercio dentro del bloque (como es el caso del comercio intra-MERCOSUR) y en el marco de estos acuerdos se permita hacer “discriminaciones” (vía reducción arancelaria por ejemplo) con respecto a productos de terceros países.
En el caso de los productos chinos, tanto Uruguay como los demás miembros del MERCOSUR pueden aplicar diferenciales sólo si se determina que las manufacturas provenientes del país asiático ingresan a precio de “dumping” o “subsidios” y así fijar aranceles o cargos que equiparen sus precios en el merado local y facilite una competencia justa y leal para con la producción regional.
Pero aquí entrarían a jugar otras variables y negociaciones de alta política exterior que no sería favorable para los países del bloque (si es que todos comparten la visión de Mujica) y llevaría a tomar riesgos en torno a la relación comercial con China, podría traer consecuencias no deseadas para nuestro comercio exterior y así afectar el ingreso de divisas en un contexto muy particular de crisis internacional.-


9 de julio de 2013

A través de Cátedras Itinerantes: LA PROVINCIA CAPACITA A JOVENES PARA QUE PUEDAN CREAR SU PROPIA EMPRESA

El Vicepresidente Ejecutivo del Grupo Provincia, Nicolás Scioli, junto al Intendente de Carlos Casares, Walter Torchio, presentaron hoy la cátedra itinerante del Programa “Provincia IncentiBA”, ante más de 200 jóvenes en el Salón Blanco de la Municipalidad.
El Programa “Provincia IncentiBA”, que lleva adelante el Grupo Provincia, tiene como objetivo brindar herramientas para que los emprendedores puedan formalizar sus proyectos productivos y al mismo tiempo, aprovechar las líneas de crédito que ofrecen los organismos provinciales.
“Estamos acercando herramientas concretas para que los chicos puedan crear sus propias empresas y comenzar a proyectar su futuro”, señalo Nicolás Scioli. Tras remarcar que “trabajamos junto al gobernador Daniel Scioli para promover la cultura emprendedora de los jóvenes, acercando  diferentes productos que ofrecen las empresas del Grupo y llevando conocimientos prácticos que sirvan para convertir ideas en planes de negocios exitosos”
Desde las cátedras, que están a cargo de profesores universitarios, se brindan conocimientos de estrategia comercial, legales y marketing, básicos y necesarios a la hora de encarar la elaboración de un proyecto productivo.
Por su parte el intendente Torchio aseguró que "nuestro mayor desafío es seguir construyendo y generar un ánimo emprendedor para promover el crecimiento de Carlos Casares, de la Provincia de Buenos Aires y de nuestro País".
También se estimula la participación en el concurso “IncentiBA”,  para jóvenes emprendedores, de entre 18 y 35 años, que premia los proyectos productivos de los ganadores con un financiamientos de $80.000 y $130.000, a tasa 0%, con 4 años de plazo y uno de gracia.
Cabe destacar que, al igual que en 2011, uno de los ganadores de la edición 2012 fue  un joven emprendedor de Carlos Casares, Juan Andrés Ferriol Vives, quien ganó un uno de los financiamientos por su proyecto Poleas tensoras para correas poli-V.
Estuvieron también presentes también junto a Scioli y Torchio, Carlos Peralta, subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales del Ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología de la Provincia de Buenos Aires;  Lisandro Mogliati, director de Promoción y Desarrollo de la Educación Técnico Profesional de la DGCyE; Isaul Wilner, presidente de UIPBA Joven; el secretario de Producción local, Martin Daguerre y el Director de Provincia Vida, Rodolfo Perciacanto.-


6 de julio de 2013

La restricción externa: ¿Un condicionante en la recuperación económica?

Mientras la economía mundial continúa siendo un rompecabezas desfavorable para la Argentina, el mercado interno sostenido por el consumo mantiene los niveles de empleo.

Por Lisandro Mogliati - Lic. en Gestión de Negocios Internacionales
Para DiarioPergamino.Com

Entre las noticias de la semana seguramente el debut del CEDIN como alt
ernativa para la “captura” de dólares que están fuera del sistema financiero, fue toda una novedad, tratando de presentarse como nueva herramienta de ahorro e inversión en “ladrillos” (justamente el sector inmobiliario es uno de los más afectados por la inmovilización del mercado “verde”).

Si bien hubo algunas operaciones, no es tiempo aún de evaluar el impacto potencial que pueda tener el CEDIN en la economía argentina, que busca dólares para recomponer sus cuentas (principalmente las cuentas públicas y el nivel de reservas del Banco Central).

Las luces amarillas de la economía no son patrimonio exclusivo de la Argentina y la macro internacional no ayuda para avanzar en una pronta recuperación vía el sector externo, la revalorización a nivel mundial del dólar es un problema para la competitividad y es además un enemigo potencial para la continuidad del “boom” de los comodities agrícolas con precios altos y sostenidos.

Tampoco es alentador para nuestro país el panorama de la producción de soja y maíz en EE.UU que ajusta hacia arriba las previsiones de la próxima cosecha y está forzando a la baja la cotización a futuro de la oleaginosa, principal complejo exportador de producción primaria y de manufacturas de origen agropecuaria del país.

China tampoco ofrece garantías de acompañar en una mejor perspectiva, su economía viene enfriándose y esto puede tener dos efectos colaterales negativos, uno es que pueda mermar la demanda y el precio de los alimentos (cuestión que afectaría principalmente a nuestro país y a su socio estratégico, Brasil) y la otra es que fortalezca su avalancha exportadora de manufacturas a precios insólitos (eventualmente en dumping) que alcanzarían distintos mercados mundiales, afectando las industrias nacionales, que no están en condiciones de competir contra los costos chinos. (ver http://lisandro-mogliati.blogspot.com.ar/2013/03/crisis-mundial-contagio-y-recuperacion.html).

Especial atención debemos prestarle a la evolución de Brasil, tanto en términos económicos como políticos, a la conflictividad social que atraviesa nuestro socio del MERCOSUR, debemos añadirle (tal vez una sea causal de la otra y viceversa) la retracción de su economía.
Pues cuando el nivel de actividad económica se contrae en Brasil, tiende el real a depreciarse y entonces las exportaciones argentinas, se distancian en términos competitivos de Brasil y las importaciones procedentes del vecino país, tienden a acercarse, acentuando la salida de dólares de la Argentina producto del quiebre de nuestra balanza comercial; al egreso de divisas de nuestro país, debemos añadirle, como factor negativo, la conflictividad que ocasiona en términos políticos, el comercio regulado, por cuanto Brasil viene reclamándole a la Argentina la flexibilización de las importaciones y la supresión de restricciones no arancelarias, de todos modos, lo mismo que Brasil exige eliminar a nuestro país, se implementa en (casi) todos los países que terminan por erigir barreras al ingreso de manufacturas importadas, como mecanismo de protección acentuado en épocas de crisis.

Es dable destacar, adicionalmente, que Brasil durante el primer semestre del año, registró un déficit de 3.000 millones de dólares, el peor resultado en los últimos 18 años, situación que no aporta un panorama confortador para la reactivación argentina vía Brasil.

Aquí es importante también la definición del acuerdo automotriz del MERCOSUR, la resolución definitiva de la Política Automotriz Común del Mercosur (PAM), porque gran parte del comercio con Brasil está dado por la venta de vehículos, por ejemplo, las automotrices nacionales exportaron en los primeros cinco meses del 2013, más de 180.000 unidades casi todas con destino a Brasil, lo cual mostró una suba del 26 por ciento durante el período.
En tanto, en la Unión Europea tampoco aparecen noticias que animen una superación del parate recesivo de la economía del principal bloque de integración regional, la negativa a un direccionamiento por parte del Banco Central Europeo (BCE) y su “alter ego” el gobierno alemán, para contar con una moneda más competitiva, que les permita exportar a las economías que más fuerte han sentido el cimbronazo de la crisis (España, Italia, Portugal, Francia, etc.) y seguir ajustando sus presupuestos, llevan a una encerrona que terminará por hacer colapsar al “euro” y por extensión a la estabilidad integracionista europea que lleva más de 60 años de cohesión (ver http://lisandro-mogliati.blogspot.com.ar/2011/11/se-fragmenta-la-union-europea.html).

Además esta semana, hubo un franco retroceso en las relaciones entre la Unión Europea y América Latina (la UNASUR principalmente), debido a la prohibición de uso del espacio aéreo de varias naciones de la UE al Presidente de Bolivia, Evo Morales, acusándolo de transportar como “polizon” al ex analista de la CIA estadounidense, Edward Snowden, quien tiene pedido de captura internacional.

Una medida torpe e infundada de varias cancillerías europeas que pasaron por arriba del derecho internacional y del sentido común, con una actitud propia de un neo-colonialismo y una subestimación que no reconoce antecedentes modernos.

Esta circunstancia también genera ruidos en el acuerdo de libre comercio Unión Europea – MERCOSUR que ya viene languideciendo y no necesitaba de este altercado diplomático para seguir su rumbo a la disolución irreversible.


En definitiva, el sector externo no ofrece a la Argentina un panorama óptimo para estimular una recuperación, no obstante la política nacional de sostener el mercado interno a fuerza de consumo, promueve un circulante en la economía, que si bien sustenta un aumento de precios debido al fortalecimiento de la demanda, logra en lo coyuntural y a la espera de mejores señales de la economía internacional, el sostenimiento del nivel de actividad económica y el empleo, un aspecto no menor en un panorama mundial de extrema complejidad económica, financiera y políticamente inestable.-